La Nueva Tendencia, Tiendas de Conveniencia en LATAM

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Llega este 2014 cargado de buenas expectativas, cambios interesantes y tendencias que se pronosticaban desde mediados del 2013.

 

Latinoamérica, siendo una de las regiones del mundo más rica en recursos naturales, fuentes de sostenimiento, ricos suelos y caracterizada por su gente con grandes sonrisas y corazones inmensos. Es aún una región que representa un reto en posicionamiento de marcas y productos; dado que, no es tan fácil cautivar el corazón de millones de personas que hacen parte de su cultura, de sus preferencias, de su economía.

 

En el 2013, asociaciones investigativas como Euromonitor, Fenalco Colombia, La Asociación para los estándares tecnológicos del Retail, entre otras, concluyeron ciertas tendencias que marcaran los comportamientos de compradores en Latinoamérica este 2014. Particularmente, es el caso de mercados en expansión cómo lo son Colombia, Perú, Uruguay, Chile, Brasil, entre otros. A continuación compartiré cada una de ellas que concluyen con un efecto muy interesante y es la nueva tendencia al desarrollo de Tiendas de Conveniencia en nuestros países:

  • Clase media emergente, una clase media hambrienta de nuevos bienes y servicios exigidos por nuevas necesidades. Necesidades proclamadas por un nuevo estilo de vida, un estilo de vida en el cual la antigua costumbre de comer en casa y tomar un ritmo más medido, pasa a ser una rutina del fin de semana y no el día a día del hogar tradicional latino.
  • Consumidores informados, consumidores a la vanguardia de la tecnología, los medios digitales y la adaptación de compra en Internet, lo que exige un estrategia de precios bien pensada. El consumidor ahora, es quién compara los diferentes lugares donde puede encontrar un producto similar y determina su necesidad de compra de acuerdo al precio del producto y a la calidad del mismo.
  • Un mercado que lo quiere todo. Anteriormente existía el decir: “bueno, bonito y barato,” hoy en día, no estamos lejos del mismo decir, con algunas modificaciones: amplia selección de productos, precios cómodos, marcas exclusivas, una mayor calidad de productos y ofertas exclusivas e innovadoras. Como se decía anteriormente, “bueno, bonito, y barato” refiriéndose este último, a un precio económico y competitivo, pero actualmente, con la exigencia de un consumidor informado.
  • Nueva estructura de familias, ahora la mujer, tiene un lugar diferente en la economía. Son más las mujeres profesionales que han decidido formar su hogar unipersonal y unirse a la tendencia de vivir sano, comprar productos gourmet y decorar espacios con gusto y estilo. Esta nueva forma de vida, exige un mayor surtido de productos en el mercado, mejores ofertas y nuevos métodos de pago. Lo anterior, ha llevado a las grandes superficies a desarrollar productos de marca propia, con el fin de cobijar un mercado anteriormente desatendido. Un mercado joven en crecimiento, donde el buen gusto se mezcla con la capacidad de adquirir productos competitivos que satisfagan los pedidos de la nueva “Joven, Ama de casa.”

 

Ciertamente, las instituciones investigativas que se mencionan en un comienzo, no están para nada lejos de lo que se ve en estos momentos en el mercado en Latinoamérica, haciendo referencia principalmente a un mercado como Colombia, donde, se evidencia claramente cómo estos cambios son reconocibles.

 

El efecto que esto ha traído es la aparición de tiendas por conveniencia, donde los consumidores jóvenes pueden en cualquier momento del día acercarse para satisfacer una necesidad al instante. Formatos de tiendas hibridas es otra característica que se observa, como lo son las farmacias, que ahora no sólo ofrecen productos de belleza y cosméticos sino también otros productos de consumo masivo como frutas y verduras aprovechando el nuevo estila de vida del consumidor latino.

 

La nueva tendencia, tiendas de conveniencia exigen a las marcas y productos hacer una investigación exhaustiva del mercado, y más aún, exigen un estrategia de precio y calidad bien pensada. El consumidor latino, es un consumidor exigente, informado con un corazón no tan fácil de cautivar.

Recibe inspiración para tu hogar, estilo de vida, tendencias, recetas, ¡y mucho más!