quitar óxido restaurar sartén de hierro fundido

Cómo quitar el óxido y restaurar un sartén de hierro fundido

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Una sartén de hierro fundido es tan duradero que, si lo cuidas bien, podrías pasarlo de generación en generación, ofreciendo los mismos resultados. Sin embargo, a pesar de la dureza del material, solo se necesita un descuido para que de ese color negro pase a uno rojizo a causa del óxido.

El daño por oxidación puede surgir por el almacenamiento en un ambiente húmedo o por no mantener un buen curado en los utensilios de cocina. Afortunadamente, la mayor parte de este daño superficial es reversible si te pones manos a la obra.

Cómo quitar el óxido de un sartén de hierro fundido

Materiales y herramientas

  • Vinagre blanco
  • Estropajos de acero
  • Jabón líquido para platos
  • Tela limpia
  • Aceite de cocina
  • Toalla de papel
Cómo quitar el óxido de un sartén de hierro fundido
Fuente: Lodge Cast Iron

Instrucciones

  1. Revisa la sartén en busca de hoyos. Si tienes algún hoyo profundo, no te molestes en continuar con los siguientes pasos porque ya no sirve. En cambio, si solo tiene pequeños hoyos no profundos, se solucionará con el curado más adelante.
  2. Sumerge la sartén en vinagre y agua. Si la sartén tiene una capa gruesa de óxido y muy poco hierro negro visible, remoja la sartén en una solución 50/50 de vinagre blanco y agua. Déjala reposar por lo menos una hora, pero no más de 8, ya que tan pronto como el óxido se levante, el vinagre afectará al sartén.
  3. Enjuaga y frota la sartén. Enjuaga la sartén con agua y luego frótala con una pequeña cantidad de jabón para platos y estropajo de acero. Enjuaga de nuevo con agua tibia y sécalo bien.
sartenes de hierro fundido
Fuente: Lodge Cast Iron

TE PUEDE INTERESAR: 6 Razones para comprar una sartén de hierro fundido

Cómo restaurar un sartén de hierro fundido

Herramientas 

  • Estropajo de acero 
  • Jabón para platos 
  • Cepillo, estropajo o esponja 
  • Toalla de cocina o toallas de papel 
  • Aceite (cualquier tipo)
  • Papel de aluminio 
  • Horno

Instrucciones

  1. Elimina el óxido. Usa un estropajo de acero para eliminar el óxido de las áreas afectadas o sigue las indicaciones anteriores.
  2. Lava bien el sartén. Lava el hierro fundido con agua tibia y jabón suave para platos. Frota con un cepillo, un estropajo suave o una esponja de malla si es necesario.
sartenes de hierro fundido lavados
Fuente: Lodge Cast Iron  
  1. Seca la sartén. Seca completamente el hierro fundido inmediatamente con un paño de cocina limpio o toallas de papel.
  2. Cubre el sartén con una capa de aceite. Aplica una pequeña cantidad de aceite vegetal (o aceite de cocina de tu elección) a toda la pieza. No olvides la parte inferior y el asa. Usa solo una pequeña cantidad para evitar una superficie pegajosa.
  3. Coloca la sartén en el horno. Coloca la sartén de hierro fundido boca abajo en la rejilla superior de tu horno. Coloca una hoja de papel de aluminio o una bandeja para hornear forrada con papel de aluminio en la rejilla inferior para recoger las gotas de aceite. Calienta el hierro fundido durante una hora a 350 ° F.
  1. Permite que el sartén se enfríe y úsalo. Apaga el fuego, deja enfriar el hierro fundido y vuelve a cocinar como siempre.
sartén de hierro fundido en la mesa
Fuente: Lodge Cast Iron  

LEER: 4 alimentos que no debes cocinar en un sartén de hierro fundido

Si cuidas le proporcionas un adecuado cuidado a la sartén de hierro fundido, te durará por años. Aunque si la descuidas por un tiempo, no es el fin. Podrás eliminar el óxido y restaurarla para volver a utilizarla y cocinar deliciosos platillos. 

Recibe inspiración para tu hogar, estilo de vida, tendencias, recetas, ¡y mucho más!